Y al pie

Por más que no entienda, oficial, el hombre cuando escucha música se vuelve inmortal. Es rarísimo. Pero pasa. Ellos escuchan los sonidos y durante esos segundos no se los puede matar. Es como si la sinergia de los instrumentos y las voces fueran armas que les tiran con energía. Como si el aire en movimiento de las vibraciones les recorriera el cuerpo inhabilitando su capacidad de sentirse finitos. Como si la melodía fuera su atmósfera. Como si no hubiese tiempo. Como si el mundo les doliera menos.

Leandro Llona, No tan distintos

DSC_0096

Contacto: leandrollona@gmail.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: